Con la tecnología de Blogger.

La vida es esta

No quiero que penséis que este es un post Mr. Wonderful en el que os hablo de lo bonita que es la vida u os trato de dar lecciones de cómo vivirla. Más que otra cosa, este post es una amalgama de pensamientos que me rondan la cabeza y de los cuales me apetece hablar.


A mis 28 años, he dado muchos bandazos a lo largo de mi vida. Hace una década, cuando entré en este maravilloso mundo de la mayoría de edad y el adulting, tenía unas expectativas y estas no solo no se han visto cumplidas, sino que han ido transformándose en todo este tiempo. La cuestión es que tendía a soñar a lo grande y a posponer la felicidad, de modo que pensaba cosas como "cuando termine de estudiar viviré no sé dónde, trabajaré en no sé qué, me compraré una casa de esta manera...". Y tener metas está muy bien, el error es pensar que tu vida comenzará entonces, y no es así.


Lo que quiero decir es que la vida no es la búsqueda de esas grandes metas, sino todo lo que hay entre medias. El valor no reside en el chalet que te quieres comprar algún día, sino en todas las tardes que pasas haciendo las cosas que disfrutas. Y, aunque esto pueda parecer una obviedad, me ha costado mucho llegar a este punto.





Fancy

Normalmente siempre suelo compartir inspiración para crear conjuntos casuales, por lo que encontrar este vestido me dio la oportunidad de salirme de lo común y hacer algo más especial. En cuanto lo vi en el catálogo de DressLily supe que sería el vestido ideal para asistir a una cena o a una cita.

Este es el clásico vestido rojo para ocasiones especiales. A mí me gusta porque tiene un lazo en el pecho y escote bardot. Aunque en la imagen no lo veáis, tiene tirantes finitos, pero yo prefiero ponérmelo así porque creo que le aporta un toque de elegancia.

Una casa rural en Portugal

 


He estado tentada de titular este post como "la desconexión en la pandemia" en una especie de honor a los títulos de la serie Bones, que si sois fans entenderéis la referencia, o algo como "la necesidad de la desconexión", pero he decidido ir más al grano. En parte porque asumir que hicimos esta escapada por esa razón sería erróneo.


¿Por qué escaparse a una casa rural de Portugal en un verano de pandemia? Podría daros mil razones Mr. Wonderful, pero la realidad es que hace unos años nos regalaron una caja de experiencias, de esas de Wonderbox, y en previsión de más catástrofes mundiales decidimos que teníamos que gastarla YA. Nuestra mejor opción fue la Casa de Santa Ana da Beira, en el distrito de Guarda, en Portugal. 


Nuestra elección fue muy acertada, ya que está cerca de Salamanca, es una casa rural con muy poca ocupación y era un sitio ideal para la distancia social. Cada habitación tenía su propia entrada al jardín con piscina, por lo que no tenías que cruzarte con nadie por el pasillo, y todo estaba limpísimo y muy cuidado.


Además de hablaros de esto, os enseño el outfit que llevé ese día. Especialmente el precioso bolsito de DressLily con el que lo combiné. Porque, ya sabéis, si tiene cuadritos vichy lo quiero.


Tienes en tus ojos girasoles

 


Los girasoles significan mucho para mí. No puedo decir que sea exactamente mi flor favorita, pero les tengo mucho cariño por lo que representan. Mi gato se llama Girasol porque a mi madre le encantan y, cada vez que voy por una carretera y veo sus pétalos anaranjados en los grandes campos, me acuerdo de que tengo a un peludito maravilloso esperándome en casa. Y eso me hace sonreír.

Además, la canción Girasoles de Rozalén siempre suena en el coche cuando viajo con Mr. Preppy.

Hace unos días, él y yo buscábamos un sitio donde hacer fotos y acabamos topando con un pequeño campo que, a pesar de que ya estaba casi apagado del todo, tenía aún unos girasoles abiertos que eran la resistencia del final del verano. Este magnífico paisaje hace un marco espectacular para enseñaros mi última incorporación veraniega: este precioso vestido de rayas rosas con botones y lazada.

Cómo cuido mi cabello

 


Yo no he nacido con la fortuna de tener muchos dones. Bueno, que ni muchos ni algunos, la verdad. Más bien, las cosas en las que destaco se cuentan con los dedos de una mano. Pero lo bueno que tiene una también se lo tiene que reconocer, y una de las cosas que más me gustan físicamente de mí misma es mi cabello.

Como digo, no hay muchos piropos que me puedan decir y menos que se repitan, pero mi pelo sí es una de esas cosas que a la gente le llama la atención para bien. Tengo mucho pelo. Tanto que los peluqueros tienden a odiarme. Y, además, bastante largo (esto es decisión mía). A lo largo de mi vida me han repetido cosas como "deberías presentarte a Pelo Pantene" (sí, claro...), "¿no tienes calor con tanto pelo?", "podrías donarme algo de tu pelo"...

Vamos, que puedo gritar a los cuatro vientos una de las frases de La Vecina Rubia: tengo pelazo y cerebro debajo. Y hoy os cuento cómo cuido mi cabello y cómo lo peino.

Maldito verano

 


"Este va a ser un verano atípico". Si me hubieran pagado por cada vez que he escuchado esa frase...

Y es verdad, pero no es ningún consuelo. Este mismo año os conté lo difícil que es vivir con ansiedad y dejadme deciros que una pandemia mundial no mejora las cosas. Aunque mi confinamiento fue bastante bien, como ya conté en un post sobre el tema, lo duro empezó después. Más concretamente en verano.

Al estar todos encerrados en casa y bajo las mismas condiciones, uno lo lleva bien porque no se siente solo. Sabes que todos a tu alrededor están sufriendo lo mismo que tú. Pero cuando eso terminó y la desescalada llegó a la "nueva normalidad", todo se descontroló y la gente volvió a su vida de siempre ignorando el virus por completo.

Mascarillas bonitas

 


Este es el post que no quería escribir.

Justo cuando empezó la desescalada comenzaron a llegar las mascarillas bonitas con diseños coloridos, originales y a juego con nuestra ropa. "¡Ahora son un complemento más!", recuerdo que me dijeron en una tienda. Y yo me negué. La mascarilla me parecía algo necesario, no algo que yo quisiera llevar como parte de mi outfit. Puedo elegir llevar una pulsera o un reloj, pero no elijo llevar la mascarilla. (No me entendáis mal, no soy antimascarillas ni nada de eso).

Entonces juré que iba a pasar de caer en esto de las mascarillas con diseños, pero, como veis, aquí estamos. Escribiendo un post sobre diferentes diseños de mascarillas bonitas para combinar.

Y es que esta pandemia hay que tomarla con filosofía. No sabemos cuánto va a durar, por lo que lo mínimo que podemos hacer es bailar bajo la lluvia. Mi modo de bailar es hacer acopio de mascarillas cuyos diseños me parecen bonitos y útiles. En el post de hoy os cuento cuáles utilizo yo.

Petite maxidress

 


Si a ti también te cuesta encontrar maxivestidos que se adapten a tu altura, este te va a encantar. ¡Palabra de bajita!

Casi nunca compro vestidos largos porque siempre tengo que estar arreglándoles el bajo, y muchas veces cortar abajo significa quitarle la gracia a la prenda (si tiene volantes, encaje, bordados...). Por eso, encontrar un maxidress perfecto para bajitas como este es muy especial para mí. El hecho de poder ponerme algo sin tener que arreglarlo es maravilloso.

¡Y lo mejor de todo es que es mi estilo total! Con print de rayas azules, lazo en la espalda y un precioso volante. Todo ello por solo 20€. ¡Hasta a las redactoras de Elle les encanta! Solo queda en color blanco liso, pero la estructura es la misma.

Inspiración para redecorar mi cuarto

Si la vida fuera como a mí me gustaría, yo ya estaría viviendo en mi propia casa. Pero lo cierto es que no es así, por lo que tengo que moldear mi vida para que se adapte a las circunstancias lo mejor posible. Nunca me había atrevido a redecorar mi habitación porque llevo años pensando que mi estancia en esta casa es temporal, pero aquí seguimos, y dejadme que os diga que, después de un confinamiento, he necesitado tener mi propio espacio a mi gusto más que nunca.

Así que me he metido de lleno en ello y necesito un cambio. Este pasado fin de semana le hemos quitado el gotelé a las paredes y la hemos pintado de color gris nube y, solo con eso, ya parece otra. Pero la cosa no va a acabar aquí. Si bien la mitad de la habitación no la puedo tocar, tengo un poco de margen para crear un rinconcito perfecto para mi nueva 'yo'.

De esto vengo a hablaros hoy. Os mostrasteis muy interesados en Instagram por saber cómo voy a redecorar mi habitación y por ver la inspiración con la que estoy trabajando. 



The summer classics



Mis posts favoritos de las bloggers a las que sigo siempre son aquellos en los que se muestran naturales y llevan la ropa que ellas realmente llevan en un día cualquiera. Sé que esto no es muy popular, ya que hoy en día se premia la espectacularidad (tanto en imágenes como en atuendos), pero es lo que a mí me gusta. Si bien durante el otoño/invierno mi outfit diario consiste en combinar jeans y jerséis calentitos, en verano mi uniforme lo conforman los shorts vaqueros y los polos.

Quizá soy mala bloguera, pero eso es justo lo que os enseño hoy, un outfit casual que llevo en mi día a día. Para mí, los shorts vaqueros y los polos son mis clásicos del verano. Es una combinación que me resulta muy cómoda y que refleja exactamente cómo soy.

Hace una semana, Mr. Preppy y yo hicimos estas fotos mientras dábamos un paseo estival por el embarcadero, y me encanta porque esta es la sesión que más grita "verano" de todas las que me he hecho hasta ahora en 2020.