Con la tecnología de Blogger.

San Valentín grandmillennial

Estamos en el mes del color rosa, las flores y los corazones, y eso me hace feliz. Más allá del significado que tiene el día de San Valentín, la estética de febrero me fascina. El rosa es mi color favorito y me considero una chica amante del estilo romántico en la moda.


Durante los años que llevo detrás de este blog, he hecho diversos posts de San Valentín con temáticas distintas. Este año me apetecía muchísimo centrarme en el estilo grandmillennial, ese pequeño nicho de millennials obsesionadas con la porcelana, el bordado, las flores y los monogramas. Mi inspiración fue la batita de estampado floral que hoy os enseño. Supe que quería construir todo un "mood" a partir de ahí y el resultado me encanta.


No sé si este collage es exactamente para ideas de regalo o simplemente para que mis lectoras bonitas se compren las boniteces que merecen. En cualquier caso, es una selección de productos románticos, de colores suaves y detalles florales.



Tester: productos de finales de 2022




Otro año que pasa, otro Tester que ve la luz. Tengo aquí a mano mi lista de productos probados desde la última vez que publiqué Tester, que fue en los primeros meses de 2022, listos para una review 100% sincera y basada únicamente en mi experiencia personal.


Os recuerdo que este post es un recorrido por productos de maquillaje y skincare que he ido probando en los últimos meses y de los cuales os doy mi opinión honesta y os digo uno por uno si merecen la pena o no. Todo ello solo es mi punto de vista y tenéis que tener en cuenta mi tipo de piel y mis gustos personales. Habrá productos que a mí no me encajen pero a vosotros sí.


En cualquier caso, este post pretende ahorraros tiempo y despejar algunas dudas con respecto a determinados productos de belleza, así como descubriros pequeñas maravillas que deberíais tener en vuestro tocador. ¿Vamos allá?


2+0+2+3

 



¿Creéis en la numerología? A mí, sinceramente, no me ha llamado nunca la atención. Siempre he pensado que depende de la perspectiva y de cómo lo calcules, ya que los números se pueden interpretar y calcular de formas diversas. Sin embargo, este nuevo año necesito creer en algo.


La deducción que he sacado es que la suma de todas las cifras de 2023 es 7, que se ha considerado tradicionalmente como el número de la suerte. Eso no me diría gran cosa si no fuera porque es nuestro número especial. Mr. Preppy y yo comenzamos nuestra andadura el 7.7.2017. Y os juro que no fue a propósito.


¿Significará esto que será un buen año para nosotros? Quiero creer que sí. No obstante, acabo de releer la entrada que escribí dándole la bienvenida a 2022 y en ese momento estaba plenamente convencida de que iba a ser un año clave en nuestras vidas que nos traería estabilidad mental y no ha sido así para nada. Pero por eso elijo tener fe más que nunca, porque me niego a pensar que todo va a seguir igual.

Lo mejor y lo más visto de 2022


 


Oh, 2022... What a year!


Absolutamente todos los años tienen sus más y sus menos. Algunos años son como una montaña rusa absurdamente larga que hace aflorar todo tipo de emociones. Y, sin embargo, al final finalísimo, a las puertas de sentarte a comer 12 uvas, tienes una imagen general del año en la que sentencias si ha sido bueno o malo. 


Para mí, siendo honesta, ha sido lo segundo. El año ha tenido momentos preciosos, momentos divertidos, momentos para guardar en el álbum de recuerdos para siempre, pero la tónica general ha sido esa. En cualquier caso, siempre decido quedarme con lo bueno, lo que merece la pena, y eso es lo que vengo a hacer en mi tradicional entrada de fin de año.


Esta vez cambio un poquito las reglas. Y es que hasta ahora diferenciaba entre los posts más vistos de outfits y los que no son de outfits. Pero a partir de ahora solo es un ranking, ya que no le veo más el sentido. ¿Tenéis curiosidad?


Have yourself a merry little Christmas

 


¡Feliz Navidad!


Las cosas vienen y van. Los cambios son la única constante de la vida. La pandemia nos ha enseñado que algo inesperado puede cambiarte la vida en un momento... Y todo eso. ¿Pero sabéis que es lo que sí permanece? ¡Nuestra tradición de decorar un arbolito de la calle!


Me encantan las tradiciones. No esas tradiciones arcaicas basadas en el sufrimiento de algunos, sino las pequeñas tradiciones familiares. Esos planes que hacemos año tras año y que nos dan un respiro de estabilidad emocional. Para mí, esta es una de ellas.


A falta aún de tener nuestro propio jardincito o terreno en el que plantar un abeto y verlo crecer durante años, cada Navidad buscamos un pino de tamaño pequeño que decorar en la calle. Es algo divertido que siempre nos deja unas fotos entrañables. Este año, además, pude estrenar jersey navideño con la forma de un pudding.

Navidad en Madrid

 



La Navidad es siempre una época mágica, pero es más mágica aún cuando vives en un lugar privilegiado en el que hay decoraciones en cada esquina. Los que vivimos en provincias (excepto Vigo) tenemos que conformarnos con una (1) decoración luminosa gigante que suele dejar indiferente a la mayoría, luces colgantes y... poco más. Por eso me encanta visitar Madrid en Navidad, porque, al igual que la ciudad, la decoración es a lo grande.


La semana pasada visitamos la capital para ver todas esas decoraciones. Concretamente, me hacía bastante ilusión ver la Galería Canalejas y pasear por el mercadillo navideño de la Plaza Mayor. Fue un día muy divertido que finalizamos en la exposición del Laberinto de Tim Burton, aunque estuvo lloviendo todo el día.


Para estar cómoda a la par que navideña me puse una camisa de tartán de Vineyard Vines con jeans y botas de agua. 


Todo al tartán

Una de las razones por las que me encanta la Navidad es porque puedo llevar tartán non stop. En blusas, en vestidos, en complementos, en zapatos... Y a todo el mundo le parece bien porque ¡es Navidad!


Ese entusiasmo por las telas de cuadros escoceses espero poder contagiarlo y por eso hoy os traigo una serie de prendas de tartán que os harán sentir el espíritu navideño.





Merry preppy Christmas

 



Me encanta el estilo preppy todo el año, pero en Navidad me vuelvo aún más preppier, si es que ese concepto existe. Entre el tartán, los lazos, los jerséis... Soy inmensamente feliz. Por eso encontrar esta falda de Tintoretto supuso un flechazo instantáneo.


Las faldas de tartán son una opción maravillosa para la Navidad. Siempre aciertas con una. Más si tienen esos colores típicos de la temporada, ya que las puedes combinar con jerséis de canalé o punto como el que llevo en la foto. Y con solo dos prendas tenemos un outfit navideño perfecto sin mucho esfuerzo.


Con este conjunto, Mr. Preppy y yo hicimos una visita al mercadillo navideño de Salamanca y a la decoración del Palacio de la Salina, dos de las paradas navideñas indispensables si venís a la capital charra.


Ugly Christmas sweaters

Comunicamos oficialmente desde las oficinas centrales de Preppypaula.com que en este pequeño rincón de Internet se inaugura la época navideña y el contenido compartido a partir de este momento tendrá el objetivo de elevar el espíritu festivo y transformar su vida en el taller de Papá Noel. Gracias por su colaboración.


Aunque nuestra queridísima Mariah Carey nos dio el pistoletazo de salida a los pequeños elfos el día 1 de noviembre, en este blog quedaban algunas cosas que compartir de temática otoñal, pero ya estamos listos para abrazar la Navidad al 100%. ¿Y cuál es el mejor modo de hacerlo? ¡Pues con un jersey!


Tengo y he tenido múltiples y diversos jerséis navideños a los cuales tengo mucho cariño. Son la prenda estrella de la Navidad y no pueden faltar en el armario de cualquier entusiasta de esta festividad. Tradicionalmente conocidos como "ugly Christmas sweaters" (jerséis feos de Navidad), son lo mejor de la temporada. Calentitos, preciosos, cuquis, suavecitos, cómodos... 


Así que, si aún no tenéis el vuestro, aquí os dejo una selección de ellos de diferentes tiendas, estilos y precios para que nadie tenga una excusa para no llevarlo.






Lady autumn

 



El otoño es mi época.


La felicidad llega hasta a mí con la caída de las primeras hojas tras languidecer durante todo el verano. Es una época tan bonita como fugaz. Llega en el mes de septiembre, pero alcanza su pico más alto a finales de octubre, cuando los campos están completamente anaranjados y puedes pasear entre crujidos. Además, lo que viene a continuación es igualmente maravilloso, por lo que no lloro cuando se termina.


Me da mucha pena no poder disfrutarlo como se merece, pero tengo que reconocer que este no está siendo mi año. Aun así, ha tenido y está teniendo sus momentos. Uno de esos momentos bonitos fue el día que hicimos estas fotos. El parque estaba espectacular, con los árboles más amarillos que había visto nunca, y pude revolcarme con las hojitas.


Una de las cosas geniales que tiene esta estación es la ropa. Después del verano, que ofrece muy pocas posibilidades de originalidad en los conjuntos, volvemos a combinar y jugar con las capas. Curiosamente, los prints de flores me encantan en esta época del año también y este vestido floral de Shein fue todo un acierto.