Con la tecnología de Blogger.

Plaidful

 



Este es el primer outfit de otoño que subo en 2021. Para mí, subir esto en octubre es rarísimo, pero vengo de unos meses en los que me he sentido muy "fuera de mí" y desmotivada para todo en general. Solo pensar en tener que vestirme y maquillarme para hacer fotos ya me hacía querer envolverme más en mi mantita. Pero ya me voy sintiendo más YO y me siento genial por ello.


Y, como no podía ser de otra manera, mi primer outfit otoñal tiene como protagonista a una blusa de cuadros. Se trata de un conjunto cómodo, sencillo y versátil que podéis empezar a copiar ya mismo porque es ideal para el entretiempo. La blusita es de Sfera y en cuanto la vi me robó el corazón. ¡Es perfecta! 

La ropa que no se va

Se han hecho (y he hecho) múltiples posts sobre básicos de armario, consejos para el cambio de armario, inversiones para otoño que merecen la pena... Pero me he dado cuenta de que nunca he hablado de esas prendas que no se van.


Estamos en la época oficial del cambio de armario. Esto a los que tenéis un vestidor gigante no os sonará, pero los que necesitamos espacio para las prendas de otoño-invierno tenemos que quitar cada año las prendas de verano que ya no nos vamos a poner. Es un ritual emocionante y agotador en el que decimos adiós a los vestidos de flores y las faldas vaporosas para abrazar nuestros jerséis calentitos y suaves. Una operación que requiere tiempo y que se repite a la inversa cuando llega el sol de primavera.


Sin embargo, pocas veces hemos hablado sobre esas prendas que no se van durante el cambio de armario. Llamadlo básicos atemporales, llamadlo fondo de armario o llamadlo como queráis, pero se trata de esos artículos que utilizamos de igual manera en verano, otoño, invierno y primavera gracias a su función y versatilidad. Hoy me toca hacer mi cambio de armario y, por ello, voy a compartir con vosotros cuáles son esas prendas para mí.




El vestido que nunca salió del armario

 



Esta es una entrada diferente. Este vestido no lo podéis comprar porque hace varias temporadas que se agotó. Hoy no vengo a enseñaros nada que podáis copiar ni a recomendaros ninguna prenda. Solo vengo a hablaros del vestido que nunca salió del armario.


Este vestido rojo de zara con lazada en el cuello estuvo a la venta en la temporada 2018-2019. No recuerdo exactamente qué mes lo compré, pero sí recuerdo que tenía grandes planes para él. Sin embargo, nunca llegó a ver la luz por varias razones que hoy os cuento y que tienen que ver especialmente con los cambios físicos y la falta de autoestima.


Para mí, subir estas fotos significa algo importante. Superar algo que tenía atascado desde hace varios años. Y es que a veces la ropa puede adquirir una dimensión más simbólica en nuestra vida hasta un punto que ni siquiera imaginamos. 


Summer to fall

 

Encontrar el truco para vestir en la época de entretiempo es todo un reto. Unos días hace calor, otros hace frío... Incluso hace frío y calor en el mismo día. ¡Uno nunca sabe cómo acertar! 


Por eso hoy os enseño tres propuestas de outfits para la transición del verano al otoño. Se trata de conjuntos muy ponibles, cómodos y versátiles para tres momentos diferentes del día. Todas las prendas se pueden encontrar fácilmente.



1- Casual day


Old school back to school

Me encanta la llegada de septiembre porque eso significa la entrada a lo grande de la moda de otoño. Concretamente, los escaparates de este mes se llenan de prendas prefall (ese tipo de colección a caballo entre el verano y el otoño) y cosas inspiradas por la vuelta a las aulas. Vale, quizá volver al cole no es divertido, pero elegir la ropa, hacer compra de cosas bonitas en la papelería y estrenar bolso sí que es emocionante.


La ropa de vuelta a clase me encanta. Esta temporada me está gustando bastante porque las tiendas están repletas de colecciones de estilo preppy y no podía dejarlo pasar. Por eso, hoy os traigo una selección de  tendencias 'back to school' que están siendo de lo más 'old school'. ¿A qué me refiero con eso? Pues a lo más tradicional que se asocia al colegio: cuadros, faldas a tablas, pichis, rombos... ¡El pack preppy completo!




Olor a lluvia y ganas de otoño

Salta a la vista que he estado desaparecida del blog (y casi de las RRSS) durante gran parte de este verano. En agosto apenas me he pasado por aquí. En Instagram expliqué que simplemente no me sentía con ganas de publicar nada y todos vosotros me hicisteis sentir arropada. Hoy es 1 de septiembre y, aunque aún sigue siendo verano, el día ha amanecido lluvioso y siento como si casi pudiera tocar el otoño con la punta de los dedos, y eso me ha hecho feliz.


Es ese sentimiento el que me ha dado ganas de volver. Pero antes de continuar con el contenido normal y corriente sentía que debía explicaros por qué. No es que crea que deba dar explicaciones, pero me apetece sentarme a escribir y a pensar mientras al otro lado de la ventana caen las gotas de lluvia y el cielo está nublado con un gris luminoso.


Esta entrada no os resultará de utilidad, pero a lo mejor os sentís de una forma parecida a cómo me siento yo y esa cercanía nos hace sonreír un poquito.





Toile de jouy

 



Tengo el vestido perfecto.


Sí, sí, va en serio. He encontrado mi vestido perfecto y es este que os enseño hoy. Debería habéroslo enseñado antes, pero las circunstancias de este verano han sido especiales y no he podido actualizar mis redes tanto como me habría gustado.


¿Que qué es lo que me gusta de este vestido? Pues este vestido tiene el pecho fruncido, mangas abullonadas, volantes en la falda  y estampado toile de jouy. Me encanta este estampado. Cosa que veo con él, cosa que compro. Ya os había enseñado otro vestido con este print y la verdad es que me lo he puesto mucho.

Smocked dress

 



Decir que estoy obsesionada con los vestidos fruncidos es quedarse corto. Desde mi reciente obsesión por los nap dresses he afinado más el gusto hasta encontrar el amor en este tipo de vestidos ceñidos en el pecho. Me pregunto cuántos puede tener una chica que se consideren demasiados...


Hace unas semanas Mr. Preppy y yo cogimos el coche y nos fuimos a dar una vuelta por la zona cacereña de la Vera. Concretamente estuvimos visitando el Monasterio de Yuste y los pueblos de alrededor. La zona me encanta porque son pueblecitos preciosos llenos de flores, con vistas espectaculares, muchas zonas de piscinas naturales y se come muy bien.


En nuestro día de turisteo aproveché para llevar este vestido rosa de cuadros vichy fruncido al pecho de Shein. Me encanta porque es cómodo, fresco y estiloso al mismo tiempo.


Cómo limpiar y blanquear alpargatas blancas


 


Las alpargatas blancas son siempre una buena opción. Son preciosas, combinan con todo y son uno de los calzados más cómodos. Es, con diferencia, el zapato que más me pongo durante el verano, especialmente con vestidos midi y maxi. Pero también tienen una gran desventaja: que se ensucian y no hay manera de que vuelvan a ser las mismas.


Mis alpargatas favoritas son de Toni Pons y las tengo desde hace un par de veranos. Están en perfectas condiciones salvo por el hecho de que ya no son tan blancas como cuando las compré.


El pasado fin de semana busqué consejos para blanquearlas y, aunque en Internet hay muchísimas maneras de lavar alpargatas (que son muy delicadas), ninguna era específica para blanquear las alpargatas de color blanco. Finalmente di con una solución a base de mezclar consejos para limpiar este calzado y blanquear sneakers de lona.


Si queréis que os diga cómo blanquear alpargatas blancas, coged papel y boli y continuad leyendo.


Paula in hydrangealand

 


Este es uno de esos posts que realmente no termino de saber cómo enfocar. No sé si va a ser una forma de mostraros este outfit, pero tampoco sé si tiene sentido porque el vestido es un poco especial; no sé si contaros cómo han sido mis últimas semanas o si me va a servir como una "reentrada" (si eso es algo). Quizá sea todo eso.


Hace una semana fue mi cumpleaños y lo celebré con una pequeña escapada a la Sierra de Francia para comer con Mr. Preppy y mi madre. Los días anteriores estuve trabajando durante horas para poder dedicarme ese día a mí y no hacer más, pero los días siguientes tuve que finalizar entregas importantes de mi segunda carrera. Han sido unas semanas un poco caóticas y tengo más cansancio en el cuerpo del que pensé que podría tener. Por eso mis escasas energías las invertí en otras cosas que no eran el blog.


Mi cumpleaños no fue gran cosa y, de hecho, aún no lo he celebrado con mis amigos. Pero ese día fue bonito y aproveché para estrenar este vestido que os enseño hoy. Es un poco "especial" porque es de Primark, lo que significa que no lo puedo linkear y probablemente ya no lo encontréis en tienda, y porque lo transformé con mi máquina de coser. ¡Ahora os cuento todo!