Con la tecnología de Blogger.

Inspiración: beach wear

Ya sea para darnos un baño, refrescarnos los pies, pasear por la arena o navegar, todos vamos a la playa, al menos una vez. Y bien es cierto que, cuando vamos, queremos ir arregladas. Bueno, al menos lo justo y necesario para ir cómodas a la par que estilosas. Y, aunque en muchas ocasiones preferimos ir lo más prácticas posible, otras queremos vernos bien.

Precisamente por eso, hoy os traigo uno de esos post de inspiración que tanto nos gustan. De hecho, cuando no estoy haciendo estos posts los echo de menos... Una selección de outfits playeros o beach wear para que cojáis ideas de cara a vuestra próxima visita a la playa. Bueno, playa, lago, río, piscina... ¡Da lo mismo!

Con cierto aire marinero, estos looks de estilo preppy se convierten en la mejor opción para ser las más monas del lugar. Y lo mejor de todo: no hay que renunciar a la comodidad. Abundan los estampados de rayas, las prendas olgadas, los tonos azules y los motivos marinos.




*Ninguna de las imágenes de este post me pertenece. Todas ellas han sido sacadas de Pinterest, donde se han difundido a través de sus creadores.


Chinoiserie


Quiero que sepáis que he tenido que elegir entre mantener vuestro respeto o titular este post como "cheap-noiserie" haciendo alusión a un juego de palabras entre "cheap" (barato) y "chinoiserie" (motivo de la porcelana), pero me he decantado por lo primero. No obstante, no quería dejar de mencionarlo porque aúna los dos conceptos y eso me parece muy representativo de esta prenda.

¿Tenéis en mente esas clásicas piezas de porcelana con motivos azules? Pues eso es lo que en inglés se conoce como "chinoiserie" e imitarlo en diferentes prendas de ropa, especialmente vestidos, es una tendencia muy actual. Estos jarrones decoran las casas más preppies y elegantes y han dado el salto a los estampados textiles.

Si bien no es muy común que esta tendencia se haga de forma correcta por aquí, H&M lo ha clavado con este vestido. ¿Y sabéis qué es lo mejor? Que SIN REBAJAR cuesta tan solo 10 euros. ¡Sí, como leéis! Este vestido es muy low cost aunque a priori no lo parezca. Es uno de esos vestidos típicos de verano que todos tenemos en el armario para nuestros días más cómodos.