Con la tecnología de Blogger.

Plaid fleece

 


Pocas cosas hay que me hagan más feliz que la nieve. Esta semana hemos podido disfrutarla en muchísimas provincias del país, y en algunas de ellas todavía la podemos pisar cada día. Sé que hay muchos haters de la nieve (y negacionistas, al parecer), pero a mí me sigue haciendo la misma ilusión verla que cuando era una niña.


Y no solo me encanta divertirme en la nieve, sino que también me gusta la ropa para el frío. Por suerte, hoy en día tenemos muchísimas opciones de vestuario con las que mantener en el estilo a varios grados bajo cero. Una de esas prendas es esta sudadera polar con estampado de cuadros vichy en rojo y negro.


Hay que admitir que, por lo general, las chaquetas polares no suelen ser las más bonitas, aunque su comodidad y calorcito justifican todo. Por eso me emociona muchísimo encontrar este tipo de prendas ultra calentitas que, además, son bonitas (como esta otra). Ya sabéis que no me puedo resistir a los prints de cuadritos.


Cómo aplicar el hygge en tu vida


 

El hygge no es nada nuevo. De hecho, el boom del hygge fue hace un par de años o así. PERO es necesario que lo rescate y que lo traiga de nuevo hacia la luz porque, francamente, lo necesitamos muy fuerte.


Habréis escuchado muchísimo hablar de este concepto danés y muchas veces aparece mencionado con el eslogan "el secreto de la felicidad". Bueno, tanto no diría, pero desde luego es una filosofía de vida que resulta muy beneficiosa. Para los que arrugáis el morro ante tal palabro os aclaro: el hygge es un concepto danés de estilo de vida que se basa en buscar la felicidad en las pequeñas cosas. Y debe funcionar porque, al parecer, Dinamarca es el país con un mayor índice de felicidad. (Que igual no se debe tanto a comer tarta a la luz de las velas y más al hecho de tener un trabajo digno y tal, pero...)


Hoy os cuento cómo podemos aplicar el hygge en nuestro día a día para ser un poquito más felices. Ahora que nos vemos menos, que estamos alejados de nuestros seres queridos, que hemos sufrido pérdidas, que hace un frío espantoso, que nos rodean las noticias alarmantes, etc, es cuando tenemos que aprender a vivir de otra manera y encontrar el bienestar en cosas más cercanas y terrenales.

¡Nieve!


 

Ya os lo decía en el post anterior: la actualidad manda. Y, por una vez, la actualidad ME ENCANTA. ¡Está nevando en casi toda España! ¡Incluso aquí! Y eso me hace muy feliz. 


Me he estado fijando mucho en los outfits de la gente para salir a pasear y hacerse fotos con la nieve y, francamente, se ve de todo. Desde auténticos atuendos de esquí alpino hasta los zapatos que usaría yo para una noche de copas en primavera. Chicos, vestir abrigadito y monísimo al mismo tiempo sí es posible, por lo que hoy os enseño una selección de prendas perfectas para andar por la nieve con estilo sin morir en el intento.


Os recuerdo que tenéis más inspiración en este post de OOTD, y en este otro

Mis productos favoritos para maquillarme con mascarilla



Sí, amigas, estamos en este punto. Lo he evitado todo lo que he podido, pero la realidad es que la actualidad manda y, aunque ahí tenemos la esperanza que acompaña a la vacuna, tenemos aún mascarillas para rato. No os miento, no había querido escribir este post, como tampoco quería en su día escribir el post sobre mascarillas bonitas, pero creo que no debería obviar el tema por más tiempo.


Sé que muchas de vosotras estáis evitando maquillaros bajo la mascarilla porque la combinación os da como resultado una piel maltratada. Lo más común que está sucediendo es que nos salen muchos granitos. ¡Pero no tenéis por qué! Existen diversos productos de maquillaje que no solo no nos van a afectar a nuestra piel, sino que nos van a ayudar a levantar nuestra autoestima a los niveles que tenía antes.


Hoy os enseño una selección de productos cosméticos que podéis utilizar bajo la mascarilla para evitar la aparición de acné y la transferencia a la mascarilla. Todos ellos son de la tienda Douglas, que es una mis favoritas.

Hola, 2021

 



Pues, al parecer, mis sensaciones no tienen ningún tipo de validez. Digo esto porque llevo todo el día con una buena sensación con respecto a 2021 (ya os dije que eso era raro), pero acabo de releer el post de bienvenida de 2020 y tuve exactamente la misma sensación. Vale, no es exactamente la misma porque este año sí que van a cambiar las cosas para mí en cuestión de trabajo y estudios, pero bueno.


En mi defensa diré que, si no hubiera sido por la pandemia mundial, no hubiera sido un mal año para mí. Quiero decir que no me ha cambiado nada la vida al margen de eso. Además, cabe añadir que no he perdido a nadie cercano, por lo que realmente me siento una privilegiada. (Hay que ver qué bajo está nivel de los privilegios últimamente...).


Pero no he venido aquí para hablaros del 2020, sino para reflexionar sobre las cosas que espero de 2021. Pese a tener una buena sensación, mis expectativas son realmente bajas. Quiero decir que creo que voy a ser medianamente feliz este año, pero dudo que vaya a ser mucho mejor que el anterior. En cualquier caso, esto es lo que le pido a 2021.