Con la tecnología de Blogger.

Mis series favoritas de 2021






Muchos no estaréis de acuerdo con esto, pero ahí va: 2021 no ha sido, para mí, un año de buenas series. Y me refiero exclusivamente a las series estrenadas en este año, no a las que he comenzado a ver este año pero eran anteriores ni a las nuevas temporadas de series ya existentes. El año pasado creo que me trajo estrenos mejores. Por supuesto esto es totalmente subjetivo y no tenemos por qué haber visto las mismas ficciones.


Otro año más aquí estamos para dar un repaso a las series vistas en 2021. Por si sois nuevos en esta sección anual, en este post hago una lista de las series nuevas y anteriores que he comenzado a ver cada año. Os recuerdo que esto no incluye el 100% de series vistas porque no cuento con las que ya estaba viendo anteriormente y porque no meto aquellas series que no me han gustado nada o sobre las que creo que no tengo nada útil que decir.


Si me tengo que quedar con algún estreno original de 2021 que me haya encantado destacaría: Solo asesinatos en el edificio (Disney+) y Bruja escarlata y visión (Disney+). En cuanto a series anteriores que he comenzado a ver este año tengo más: Hilda, Los Bridgerton, Spinning out, Selena... Si sigo os hago casi la lista entera así que paro.


Aquí lo destacado de 2020.



Nuevas

Detrás de sus ojos (Netflix)

Decidimos darle una oportunidad a esta serie, siendo nuestra primera ficción estrenada en 2021, porque aparecía en el top 1 de Netflix España. Se trata de una miniserie de 6 capítulos británica que está basada en una novela del mismo nombre. Reconozco que el final es MUY sorprendente e inesperado, pero lo cierto es que el transcurso de la serie no nos pareció demasiado entretenida. Diría que merece la pena solo porque es bastante corta, pero no puedo decir que me haya encantado.


La historia trata de una mujer que descubre que el hombre con el que se ha liado una noche de borrachera es su nuevo jefe y, aunque intenta poner distancia, se siente muy atraída por él, quien parece estar encerrado en un matrimonio infeliz. Al mismo tiempo, conoce a su mujer y le resulta una chica tan solitaria que decide salir con ella de vez en cuando, hasta que acaba forjando una buena amistad. La protagonista lleva en secreto ambas relaciones y parece que estuviera siendo infiel por partida doble. Y hasta ahí puedo leer. Lo único que os aseguro es que el meollo no está en esta relación precisamente.


A mí me recuerda a la película 'Perdida' y a otros les recuerda a la serie 'Little fires everywhere', si eso os ayuda a haceros una idea.







- Bruja Escarlata y Visión (WandaVision, Disney+)

Yo no soy muy de Marvel. Bueno, sin el "muy", no soy de Marvel. Tampoco de DC, aunque le tengo más cariño. No soy de superhéroes en general, solo me gusta Batman. Pero me encantó el planteamiento de esta sitcom y además estaba deseosa de una nueva serie de capítulos cortos, así que fue lo primero que vimos cuando nos hicimos con Disney+.


Sé que las historias del universo Marvel están conectadas, pero puedes ver la serie sin haber visto prácticamente nada. Simplemente basta con conocer un poco los personajes, que ya sabéis que están por todas partes y que llevan años saliendo en cómics. La gracia de la serie es que en cada capítulo recrea famosas sitcoms de cada década, desde los 50 hasta la actualidad, así que como fan de la tv me hizo mucha ilusión ver los guiños. La historia en sí es bastante buena también.








- Los crímenes de Pembrokeshire (ITV/Movistar+)

Siendo este el tercer post de series ya me conocéis lo suficiente para saber que me encanta el true crime, así que en cuanto supe que teníamos esta miniserie en Movistar+ la puse inmediatamente. Tiene solo 3 capítulos, así que se ve en una tarde. Cuenta la curiosa historia real de cómo pillaron al asesino de Pembrokeshire al reabrir en 2006 un caso sin resolver que sucedió en los años 80. Si os gusta el género, os va a gustar.







- Ginny y Georgia (Netflix)

Empezaré por decir de qué va la serie. Una madre, Georgia, se muda a un nuevo barrio con sus dos hijos de padres distintos, el pequeño Austin y la adolescente Ginny. No son una familia normal en absoluto, pero Georgia intenta integrarse con todas sus fuerzas y dejar su duro pasado atrás, mientras que Ginny tiene que lidiar con los problemas de ser una adolescente mestiza (problemas de amigas, líos con chicos, la sociedad, etc).

Yo todavía no he decidido si me gusta o no. Tardé bastante en acabarme la temporada porque me costaba ponerme con ella a ratos, aunque en otros momentos me lo pasaba bien y estaba entretenida. Teóricamente es el tipo de serie que me gusta, pero el problema es que los personajes (en especial Ginny) no me caen bien. La seguiré viendo, pero no va a entrar en mi top de favoritos.








- Los irregulares (Netflix)

Había visto muchas versiones de Sherlock Holmes antes, pero nunca como esta. La figura de Holmes está ligada a la lógica, la inteligencia y el escepticismo hacia lo esotérico. Siempre se le ha imaginado con un carácter serio y una imagen pulcra. Bien, pues en esta serie es todo lo contrario. Se retrata un Sherlock de estética dejada y una atracción hacia las artes ocultas que lo llevan a convertirse en un adicto al opio incapaz de resolver un caso.

Reconozco que eso no me ha gustado. Afortunadamente, la serie no la protagoniza él, sino un grupo de jóvenes que comienzan a investigar casos paranormales para John Watson. O en otras palabras: es una clásica serie adolescente de misterio pero en el Londres de época. No está mal para pasar el rato.








-La Serpiente (Netflix)

¿Cómo no iba yo a ver una serie de true crime?

Esta serie cuenta la historia de un asesino en serie que mató a más de una decena de hippies en Tailandia en la década de los 70. Le apodaban "serpiente" porque era muy escurridizo y siempre conseguía salirse con la suya y evadir a la justicia. Lo curioso del caso es que la investigación la empezó un diplomático de la embajada neerlandesa de Tailandia al recibir una carta de los familiares de una pareja desparecida. A Mr. Preppy no le terminó de gustar porque le pareció un poco lenta y densa, pero a mí me ha gustado mucho.







- El niño ciervo (Sweet tooth, Netflix)

Nos decidimos con esta serie porque todo el mundo hablaba de ello y porque me parecía diferente. Es de temática fantástica y distópica y me pareció un buen acierto para el catálogo de Netflix. Cuenta la historia de un niño híbrido de ciervo que, tras la muerte de su padre, debe sobrevivir en una sociedad post-apocalíptica que persigue su muerte después de que un extraño virus acabara con la vida de miles de personas y fuera la razón de una serie de nacimientos de niños híbridos. Sí, buen momento para contar historias sobre virus.

A nosotros nos gustó, pero tampoco diría que fue la serie de nuestra vida. Nos resultó entretenida y bien hecha, aunque corta.









- Solo asesinatos en el edificio (Disney+)

Esta, yo creo, es la serie original de este año que más me ha gustado. Una serie de crímenes (obvvvvio) de capítulos cortos con grandes dosis de comedia negra y protagonizado por Selena Gomez, quien, por cierto, se sale. Trata sobre tres vecinos de un edificio rico de Nueva York que deciden hacer un podcast sobre el crimen de un joven que vivía en el lugar y apareció muerto en extrañas circunstancias. 

Me encantan las series de capítulos cortos porque me permite verlas antes de dormir cuando tengo poco tiempo o mucho sueño, y esta me enganchó mucho. Me encanta la atmósfera que envuelve todo y soy muy fan de los crímenes.








- Nine perfect strangers (Hulu)

La vimos porque literalmente todo el mundo hablaba de esta serie como si fuera una obra maestra. Y, mira, pues ni fu ni fa. Nos aburrió bastante. A ver, no está mal, pero la historia es muy difusa y como que falta conflicto. Se hace lenta y acabamos perdiendo el interés. No recuerdo ni cómo acaba, en verdad.


Va sobre 9 personas que coinciden en un retiro de ricos de estos que prometen solucionar todos tus problemas a base de zumitos sanos, experiencias extrasensoriales y masajes. Todos van con sus propios demonios y traumas a sus espaldas y... Bueno, eso, no hay mucho más que decir. Pasan cosas. Tampoco muchas. El elenco es muy bueno, eso sí.








Socios y sabuesos (Disney+)

Lo primero que quiero comentar sobre esta serie es: ¡¿"Socios y sabuesos"?! ¡¿En serio?! Lo de la traducción de títulos en este país es un chiste.


Afortunadamente, la serie es mejor que su título en español. Es un remake/continuación de una ficción de hace 30 años protagonizada por Tom Hanks que yo no he visto nunca. La única serie de perros policías que había visto es Rex, ¡y cómo me gustaba esa serie!... Esta no tiene mucho que ver, salvo que también va de un perro y policías. Por el contrario a Rex, Hootch es un perro poco entrenado que tiene mucho que aprender pero que promete como agente perruno. 


Su nuevo dueño (que está interpretado por Josh Peck, a quien los millennials recordaréis de Drake y Josh) tampoco es un experimentado agente que hace un gran equipo canino, sino un agente novato que tiene que aprender a lidiar con un perro de estas características. El tono de la serie también dista un poco, ya que, aunque ambas son procedimentales, esta tira más hacia la comedia.


Es precisamente este hecho y la existencia de protagonismo de perrete lo que hace que la vea religiosamente cada vez que voy a casa de Mr. Preppy, que es donde suelo poner Disney+. Es una ficción sencilla, entretenida y 'feel good' que hace que me sienta un poco más feliz cuando estoy viendo las trastadas de Hootch. No será la serie de vuestra vida, peeeero te puede hacer sonreír cuando tienes un día chof.










- El juego del calamar (Netflix)

Pues claro, la hemos visto como todo el mundo. ¿Y qué puedo yo decir de esta serie que no sepáis ya? Os puedo decir que la decidí ver por presión social y porque mis niños de PRIMARIA la estaban viendo y pensé que tendría que saber qué narices están viendo los chiquillos para poder luego criticar a sus padres a gusto por dejarles verla. Y pues eso...







No suelo hacer ningún apunte, pero lo haré: muchas de las consideradas mejores series de 2021 no las hemos podido ver porque no tenemos todas las plataformas del mundo. Tenemos Amazon Prime, Netflix, Movistar y Disney+. Hasta el momento no nos planteamos pagar también HBO, Apple TV o Hulu, pero ya se verá.



Anteriores


- Hilda (Netflix)

Si os gustan las series de animación bonicas, esta es vuestra serie. Las ilustraciones son preciosas y la música es maravillosa. No sé por qué, pero me transmite muchísima paz. Me he devorado las dos temporadas en los días de más frío con una bebida caliente y una mantita.


La serie va sobre una niña, Hilda, que vive en el bosque con su madre, donde comparten espacio con todo tipo de criaturas fantásticas. Debido a un problema con sus vecinos en miniatura, ambas se tienen que mudar a la ciudad a pesar de que a ella no le hace ninguna gracia. A pesar de todo, consigue hacer amigos y les acaba arrastrando a multitud de aventuras en las que conocen a todo tipo de criaturas. En resumen: es una cucada.







-Rilakkuma y Kaoru (Netflix)

Esta serie es una auténtica MONADA. Me hace feliz solo por existir. Está hecha con stop motion y muñequinos y se compone de varios capítulos muy cortitos. Yo personalmente no conocía a los personajes, pero son bastante famosos, sobre todo en Japón. Son unos ositos que allí deben estar como por todas partes, lo cual me parece absolutamente perfecto.


Kaoru es una chica joven que vive en un pequeño apartamento con sus dos osetes (Rilakkuma y Korilakkuma) y su pollito (Kiiroitori). Trabaja en una clásica oficina nipona y todas sus amigas se están comprometiendo a su alrededor mientras ella sigue soltera. Cada capítulo es una breve historia con sus peculiares mascotas y transcurre a lo largo de un año, por lo que el paso de las estaciones es precioso.


Para mí es un confort show de manual y me da mucha paz mental verlo.







- Los Bridgerton (Netflix)

¿Quién no ha visto esta serie? Fue toda una revolución desde que se estrenó a finales de 2020. De hecho, no entra en series nuevas por muuuuy poco, ya que nosotros la vimos en enero, cuando di por finalizado el contenido navideño. El caso es que esta serie es la culpable de mi obsesión por la estética de la época de regencia londinense. 


Dicen que es la mezcla perfecta entre Gossip girl y Jane Austen. Mezcla romanticismo con diversión, erotismo y mucho salseo. No es la típica historia estilo Orgullo y prejuicio y por eso ha gustado a muy diversos tipos de espectadores. La banda sonora es impresionante, la ambientación es brutal y la historia engancha desde el minuto uno. La cual, por cierto, sigue a la familia Bridgerton y en esta primera temporada se centra en la hija mayor, Daphne, quien está deseando casarse como una buena dama de la alta sociedad y quien conoce al Duque, quien, en principio, no está interesado en el matrimonio, pero necesita la ayuda de la protagonista para librarse de los cotilleos y las demandas sociales.







- Spinning out (Netflix)

Dejadme que escriba esto con lágrimas en los ojos. Y es que Netflix canceló esta serie y nos dejó solo con una temporada. Yo me enteré de esto cuando llevaba solo 3 capítulos y estaba tan enganchada que me los metía en vena como una droga. No os podéis imaginar lo MUCHO que me dolió. Es una cosa insoportable, como diría Paquita Salas.


Imagino que con esta introducción os habréis percatado de que esta serie me encanta no, lo siguiente. Ha sido una de las pocas que vería una y otra vez. Cuenta la historia de una patinadora, Kat, que decide dejar el patinaje artístico en solitario para comenzar en pareja con Justin después de que una caída le generara un trauma que le impedía continuar su carrera. Kat y Justin tienen un pasado que les trae problemas, pero entre ellos hay algo más que solo patinaje. Además de todo esto, Kat tiene que lidiar con su trastorno bipolar, su hermana adolescente que también compite, y el trastorno bipolar de su madre, quien dejó el patinaje en su juventud tras quedarse embarazada.


La historia de amor de los protagonistas te atrapa desde el principio, pero lo que más me gusta de esta serie es que muestra las enfermedades mentales con todos sus matices, todo ello en un mundo tan crudo y competitivo como es el del patinaje artístico de alto nivel. Es realmente buena y no entiendo cómo pudo ser cancelada tan pronto cuando la plataforma ni siquiera le había dado la misma promoción que le dieron a otras series. 


Sobre si merece la pena verla sabiendo que solo hay una temporada, desde mi punto de vista SÍ porque, aunque no cierran todas las tramas, sí que dan un buen final a la historia principal, que es lo más importante.







- The Letdown (Netflix)

Si habéis visto Madres trabajadoras (Workin' moms, también de Netflix), esta comedia sobre la maternidad real también os va a encantar. Es bastante parecida, pero algo más cruda y con matices culturales de Australia. No está doblada porque no ha llegado a España, pero está subtitulada y es una forma muy guay de escuchar el auténtico acento australiano.

La serie sigue a un grupo de madres y padres que se reúnen en un grupo de apoyo para compartir sus experiencias, pensamientos, miedos y opiniones. Son personajes muy realistas, nada edulcorados y no están llenos de clichés. Se exponen temas sobre la maternidad de los que normalmente no se habla con el fin de normalizar un proceso muy delicado para las mujeres.








- Control Z (Netflix)

Para mí, esta serie es una fusión entre Rebelde (la versión mexicana) y Por 13 razones. Sigue la vida de unos estudiantes de un instituto mexicano de clase alta que comienzan a ser ciberacosados por las redes sociales. Un hacker anónimo se ha creado una cuenta para exponer sus secretos a todo el colegio y la protagonista, que es muy observadora, se propone desenmascararlo antes de que corra sangre.

Es una buena serie para exponer las consecuencias más duras del bullying, reflexionar sobre la salud mental en adolescentes y hablar de cómo trata la sociedad a determinados colectivos.

Antes de nada os advertiré a los castellanohablantes que los personajes utilizan una jerga mexicana que se os puede hacer muy rara al principio, ya que hay palabras que utilizamos con significados diferentes y muchos neologismos propios de la adolescencia. Os lo digo para que luego no arruguéis mucho el hocico.








- The Umbrella Academy (Netflix)

Vimos esta serie por aburrimiento, por probar, y fue un descubrimiento muy interesante. Es muy entretenida y llena un vacío que tenía esta plataforma dentro del nicho superhéroes. Además, no es nada del rollo Marvel o DC y yo creo que por eso nos ha gustado tanto. 


Una familia de superhéroes famosos vuelve a unirse tras la muerte de su padre adoptivo y "creador", quien les había adoptado cuando eran bebés después de haber sido fruto de un nacimiento simultáneo de decenas de niños extraños en todo el mundo (de madres que ni siquiera estaban embarazadas al comienzo de ese día). Cada uno de ellos tiene un poder diferente y juntos forman la Umbrella Academy. 







- Selena (Netflix)

No estaba muy familiarizada con la historia de Selena Quintanilla cuando comenzamos a ver esta serie. Solo sabía que fue asesinada en el año 1995 cuando estaba en la cima de su carrera musical en el ámbito tex-mex. Esa serie, de dos temporadas, narra cómo fue la vida de la estrella tejana y su familia desde que formaron su banda hasta que le arrebataron su vida.


La serie es bastante entretenida y está muy bien hecha. Y, si no eras fan de Selena antes de verla, te aseguro que la acabas cantando a pleno pulmón todos sus hits.








- ¿Por qué sois así? (Netflix)

Estaba sedienta de una nueva comedia de capítulos cortos para ver cuando me topé con esta joya australiana de Netflix. Es divertida, original, fresca... Los protagonistas son tres amigos millennials ultra concienciados con todo (racismo, LGTB, feminismo...) hasta el punto más exagerado. Es una parodia social que lleva hasta el extremo las conductas más "políticamente correctas". Risas aseguradas.







- La marquesa (Netflix)

Antes de hablaros de esta serie os empezaré diciendo que está cancelada. Oh, vaya, Netflix cancelando cosas buenas, ¡qué raro! Sin embargo, la serie dispone de una temporada cuyo final te deja bastante satisfecho y se puede disfrutar perfectamente aun sabiendo que solo es lo que hay.


Es una comedia de capítulos cortos que sigue la vida de Katherine, quien en su juventud se quedó embarazada del integrante de una boy band inglesa y que tiene que sacar adelante a su hija Olive, de 9 años. La historia comienza cuando Olive pide un hermanito por su cumpleaños y su madre intenta hacer todo lo posible por conseguirlo mientras su vida se va desmoronando.







- Superstore (NBC)

En busca de una sitcom que llevarme a la boca comenzamos a ver esta comedia de la NBC sobre un supermercado ficticio. Nos acabó encantando. Ya la hemos terminado, claro, puesto que este año se estrenó la última temporada y hace nada que la sacaron en plataformas digitales. Es sumamente divertida y fresca, y se agradece que siguiera existiendo una clásica sitcom de toda la vida. Ya se hacen poquitas, la verdad...


Lo más gracioso es que su última temporada transcurre en la pandemia porque son personal esencial y es divertidísimo. Además, tienen personajes muy diversos y es genial porque la trama no va de eso. Quiero decir que, por ejemplo, Garret (silla de ruedas) tiene tramas normales y su conflicto no se basa en ir en silla de ruedas. Y esto parece muy obvio, pero no lo es porque en muchísimas ficciones se siguen creando personas cuyo único conflicto es ser lesbiana, ser gorda, ser friki... Me ha dado mucha pena que termine.








- Atípico (Netflix)

Otra sorpresita del año. Comenzamos a verla porque pensábamos que iba a ser simplemente ligera y entretenida y es muchísimo más que eso. Es tierna, te hace pensar, te enseña mucho sobre el comportamiento de la gente con autismo, rompe mitos y estereotipos, te emociona, es divertida... Nos ha encantado.


Un adolescente con TEA es el protagonista. Intenta hacer su vida lo mejor posible ayudado por su familia, especialmente su hermana mayor, su mejor amigo y su novia. Su condición es un reto para todos, pero él va consiguiendo sus metas poco a poco. Todos son geniales y les coges mucho cariño.








- The office (NBC) (versión US)

SÍ, SÍ, YA LO SÉ. Nunca había visto The Office seriamente. Había visto capítulos sueltos y me gustaba, pero no me había puesto con la serie hasta hace unos meses. ¿Me arrepiento? Puede, pero en parte es genial estar redescubriéndola ahora y poder disfrutarla casi de cero. Es una obra maestra de las sitcom, aunque hay que puntualizar que no es la versión original, ya que esta era británica.


Supongo que todos habéis oído hablar de la serie o la habéis visto, así que no hay mucho más que decir. Simplemente es la vida en una oficina donde coinciden varios personajes singulares, entre ellos Michael, el director de la sucursal, al que da vida el gran Steve Carell. Es una fuente inagotable de gags míticos y memes.








- Dollface (Hulu)

Ha pasado un poco sin pena ni gloria, pero a mí me parece brutal. Es original, divertida, sorprendente y extraña a partes iguales. Kat Dennings interpreta a la protagonista, quien debe seguir con su vida después de una ruptura muy dolorosa con el hombre por el que dejó de lado a sus amigas (Brenda Song, Shay Mitchell y Esther Povinsky, las adoro a todas), para lo cual necesita, efectivamente, la ayuda de sus amigas a las que dejó de lado, lo que no será sencillo. Una serie de comedia feminista que te hace amar muchísimo a tus amigas.







- On my block (Netflix)

No sé explicar esta serie, la verdad. De capítulos cortos (que ya habéis sacado en claro que me flipan), camina entre el drama y la comedia (tira más a lo segundo) reflejando la realidad social de los barrios marginales de Los Angeles.


El barrio ficticio de Freeridge es el marco en el que cuatro amigos de la infancia pasan juntos al instituto entre el caos que supone vivir entre bandas callejeras rivales, recurrentes tiroteos y pobreza estructural sin perder el sentido del humor e intentando mantener su grupo unido ante nuevos retos, primeros amores y nuevas incorporaciones. Refleja muy bien cómo es la vida en un barrio marginal donde viven las minorías étnicas racializadas desde un punto de vista humorístico pero sin perder la realidad. 






No hay comentarios