Con la tecnología de Blogger.

Mushing en los Pirineos: una experiencia maravillosa



Soy una loca de los animales desde muy pequeñita. De hecho, y esto es vergonzosamente cierto, cuando me preguntaban qué quería ser, yo respondía que pastora. Luego ya pasé, más sensatamente, a veterinaria, pero ahí queda. Como habéis podido comprobar, ninguna de las dos cosas se hizo realidad (el yuyu que me da la sangre tuvo la culpa), pero mi amor por los animales sigue en pie.

Otra de las cosas con las que soñaba cuando era pequeñita era el mushing. Las carreras de trineos tirados por perros, para que nos entendamos. En esto, la culpa fue del cine y de Balto. Jamás pensé que ese inocente sueño pudiera hacerse realidad hasta el pasado invierno, cuando el gallego y yo fuimos por primera vez a los Pirineos y descubrimos a la empresa Tena Park. Aquella vez no pudimos probarlo porque estaba muy solicitado y no tenían hueco, pero juramos volver.

¡Y lo hicimos! Manu y yo teníamos muy claro que este invierno queríamos vivir esa experiencia y nos volvimos a poner en contacto con Tena Park. Tuvimos la suerte de poder apuntarnos durante el puente de Carnaval (privilegios de profes) y no dudamos ni un momento en hacer las maletas. La experiencia fue maravillosa y tengo muchísimas cosas que contaros sobre ello, así que no os perdáis esta entrada sobre la práctica del mushing en los Pirineos.

AVISO: muchas fotos aquí.
AVISO 2.0: próximamente me estrenaré en YouTube (si todo va bien) con el vídeo del momento.








Desde que empecé a soñar con poder (aunque fuera) ver trineos de mushing en la vida real, creía que era una de esas cosas que no pasan en España. Pensaba que tendría que esperar a viajar a Alaska para poder verlo. Pero esto no es cierto, como podéis comprobar. El mushing también se practica en España y en más lugares de los que crees. No obstante, solo hay dos sitios donde puedes probarlo de forma lúdica de la mano de empresas de aventura: Sierra Nevada (Granada) y los Pirineos (varias zonas).

Cuando vas, los monitores/mushers te explican absolutamente todo sobre el deporte y los perretes. Por ejemplo, tienen dos tipos de perros: los nórdicos (como huskies) y los de pelo corto. Los de pelo corto son más rápidos y aguantan más tiempo corriendo gracias a su pelaje, por lo que son los que se utilizan en competición y fueron los que nos pusieron a nosotros debido a que este año ha hecho mucho calor para ellos en invierno. Como podéis imaginar, el comportamiento y carácter de ambos tipos de perro es diferente.

En cuanto a este tema, hay una pregunta que he recibido mucho, y es si estos perros sufren o están siendo maltratados al tener que tirar del trineo. Respuesta corta: en absoluto. Pero os explico: (1) son perros muy activos, que adoran tirar y, de hecho, lo pasan mal si están quietos. (2) En ningún momento se les hace daño. (3) Los perros siempre van primero; sus cuidados van delante que los cuidados del musher (este va corriendo si hace falta para que no se cansen o no carguen mucho peso, se asegura de que jamás se pierdan o se caen, les da primero de comer a ellos, etc).






Una cosa que me encantó escuchar fue que suelen adoptar perros nórdicos de gente que los abandona. Hay que tener en cuenta que son razas muy especiales, que requieren muchos cuidados y son muy activos, por lo que las familias que los compran porque simplemente son preciosos acaban por no poder con ellos. Además, para ellos es mejor un clima frío (aunque se adaptan a todo).

También me sorprendió, y no sé por qué, el hecho de que fueran super cariñosos. No sé si es que me esperaba que fueran más reservados, pero estaban constantemente dispuestos a recibir un abrazo y a tirársete encima y chuparte toda la cara. ¡Me hubiese quedado mimándolos para siempre!







Para la actividad, Manu y yo elegimos un trineo familiar para ir montados los dos. La otra opción es un trineo individual para que lo conduzcas tú mismo. Nosotros preferíamos ir juntos y disfrutar tranquilamente de la experiencia mientras hacíamos vídeos y fotos. 

Antes de montar, Tena Park siempre deja unos minutos para saludar a los perretes y darles mimos. Después fue cuando nos subimos al trineo y comenzó la diversión. No recuerdo exactamente cuánto duró la ruta, pero no llegó a una hora, lo cual está genial para disfrutar sin cansar a los perros. Nos llevaron por un camino del Valle de Tena hasta un pequeño refugio y allí dimos la vuelta hasta regresar de nuevo al campamento.

Como ya os conté en Instagram, la experiencia fue maravillosa y nos quedamos con muchas ganas de volver. En Tena Park tienen a unos profesionales fantásticos que adoran a los animales y que son encantadores. Con ellos ya hicimos la actividad de las motos de nieve (se portaron genial con nosotros) y, sin duda, les recomendamos con toda tranquilidad y queremos probar muchas más aventuras en el futuro.







Después de nuestra aventura en trineo y de comer en Tramacastilla de Tena, decidimos pasar el resto del día disfrutando de la nieve. Con las inusuales altas temperaturas que hemos tenido, ya teníamos muchas ganas de ver un paraíso nevado. Cambié el trineo profesional por mi trineo "de juguete" para tirarnos colina abajo (y esmorrarme contra el suelo). Después me dediqué a insultar a Olaf intentando hacer mi propio muñeco de nieve y, como dicen los youtubers: "SALE MAL".

El día finalizó en Formigal dando un pequeño paseo antes de volver al hotel para cenar y ponernos la peli de Balto. ¡Manu no la había visto!











No hay comentarios